EXPOSICION DE PINTURES Y ESCULTORES
MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES LA PLATA

Palabras pronunciadas por DALMIRO SIRABO en la inauguración de la nuestra "PINTORES Y ESCULTORES" 

Este magnifico "encuentro generacional" de PINTORES y ESCULTORES ha convocado las búsquedas y encuentros de tres jóvenes escultores y las sugerentes huellas de dos pintores de larga trayectoria internacional.  Los escultores: DALMIRO REBOLLEDO, FRANCO DURANTE Y JULIO RICCIARDI. Los pintores: CRISTINA DARTIGUELONGUE Y HORACIO ELENA. 

DALMIRO REBOLLEDO
En un interesante conjunto de construcciones espaciales DALMIRO, nos muestra una obra signada por sus transparencias y reflejos  que nos remiten a un calidoscopio del espíritu, a un talismán de nuestro tiempo; todo el universo desmaterializado en luces que brillan hacia el infinito.
Intenta capturar la luz para deslumbrarnos con sus construcciones, estructuradas alrededor de un eje que nace del centro de la tierra y se esparce en mil fragmentos. Como toda búsqueda de la luz es esta una exploración metafísica. 

FRANCO DURANTE
Sus obras nos remiten a una dialéctica de los opuestos en contraste sub.real entre objetos provenientes de la industria (de naturaleza cultural) incrustados y agrupados como un conjunto de elementos que tratan de establecer como en la pintura un contraste simultaneo, una oposición clarividente, una señalización contemporánea del dialogo de los opuestos en la globalizada cultura de nuestro tiempo. 

JULIO RICCIARDI
 Escultor  talentoso, siempre nos sorprende por dotar de vida, de energía, de feroces ritmos a sus esculturas. Es un creador con proposiciones profundamente interesantes, moviéndose incluso un tanto fuera de los lenguajes internacionales.
Lo expuesto en esta ocasión, una jauría de juguetones canes magníficamente captados en el preciso instante de su exaltación lúdica, nos permite apreciar la certeza de su visión creadora y trasmitirnos la  intencionalidad de su imaginación para conmocionarnos.

CRISTINA DARTIGUELONGUE
Con HIROSHIMA, la obra mas emblemática de esta serie, CRISTINA muestra su ductilidad creativa, en una pintura nacida en la pulsión gestual, en su inspirada cosmovisión estética, en la creatividad aleativa del proceso pictórico, en el reflejo de la emoción del instante.
En sus telas, ELLA cultiva inmensos campos de color que nos llegan como una suave brisa envolvente y nos transporta: de TIAHUANACO a BAGDAD, del amarillo TUMI de ORIENTE al rojo accidental de OCCIDENTE, toda la aldea global evocada en el "nada de lo humano me es ajeno", todo el sentir del mundo estremecido en un instante, como en un ALEPH multifacético, "estados del alma" -al decir de PEDRO HEGOBURU- y abiertos, muy abiertos a la comprensión y a la ternura. 

HORACIO ELENA
Admirado hermano del alma 

 En una conversación que establecimos hace algunos días Horacio me transmitió EL SENTIDO (lo que EL sentía  en esta serie de pinturas) o sea lo que para EL esta detrás de las apariencias y de los signos semi ocultos, en la transfiguración   de estas "naturalezas", las huellas sensibles de su dolorosa catarsis.
Esos sufridos cuerpos evocan los tenebrosos acontecimientos que como un fatídico huracán azoto nuestro continente. Por eso es que estas imágenes muestran toda la piel como una superficie palpitante, lacerada, desgarrada, atormentada.
Uñas como garras opresoras, recuerdos del calvario, imágenes todas que revelan la delicada textura de su pensamiento expresado en sutiles transparencias de la memoria, sueños perturbadores, estremecedoras fantasías del pánico, plasmadas desde la perspectiva de su cristiana visión del mundo y de la vida, desde su humanidad, desde su mas fina y vulnerable delicadeza, desde sus sentimientos.
"EL ARTE COMO UN ESPEJO QUE NOS REVELA EL CORAZON OCULTO DEL ARTISTA, SU VERDADERO ROSTRO" como decía BORGES.
Estos 30 años de "lejanías" no han bastado para cortar las "cercanías" que todavía lo unen a su tierra,  30 años de lucha y creación para establecerse como un obligado referente en la construcción de ese puente espiritual entre la imagen y la poesía, entre el río de la memoria y el desierto del olvido.
En todas las obras  esta muestra esta presente el amor, la poesía y la secreta esperanza: por emocionarnos, por humanizarnos, por iluminarnos y hacernos reflexionar sobre el destino del arte y la condición humana. 

                        DALMIRO SIRABO